“Juegos, Salud y Famila” en la sala de espera pediátrica del Hospital

“Juegos, Salud y Famila” en la sala de espera pediátrica del Hospital

Un grupo de practicantes de Trabajo Social de la Universidad de La Matanza, en conjunto con Servicio Social del Hospital Simplemente Evita,  llevaron a cabo un espacio ludo-terapéutico en la sala de espera de Pediatría de dicha institución durante toda la segunda mitad de este año, llamado “Juegos, salud y familia”, con el acompañamiento de la Lic. en Trabajo Social, Lorena González, integrante de Servicio Social del Hospital y la Especialista en Ludoterapia Verónica Sotto.

Las actividades se realizaron todos los lunes por la mañana, de 10 a 11 hs., desplegando juegos para diferentes edades, telas coloridas, elementos artísticos, música y un desayuno, con la finalidad de promover el juego como un derecho de todos los niños y las niñas y una herramienta terapéutica y de enseñanza-aprendizaje que permite abordar temáticas que hacen a la prevención y promoción de la salud. Las temáticas se basaron en dos ejes: Hábitos de Higiene para la Prevención de Enfermedades y Comunicación Sana y Buen Trato.

Otro de los objetivos principales de la propuesta de las estudiantes fue transformar la forma en que el espacio hospitalario es vivenciado por los pacientes, en especial manera por los niños y las niñas, quienes suelen estar molestos por el problema de salud que los aqueja.

“Se busca hacer del Hospital un espacio más amigable y placentero para quienes se acercan por atención de su salud; un lugar receptivo, contenedor, que se interesa por el bienestar integral de las personas que atiende, por construir nuevos conocimientos y adquirir herramientas para una mejor calidad de vida a través de la vinculación horizontal entre el personal del Hospital y la comunidad habilitado por la actividad lúdica”, afirmaron las practicantes.

En los diferentes encuentros, las especialistas pudieron conversar con los adultos que acompañaban a los niños y las niñas en las actividades quienes expresaron que el espacio les parecía muy bueno e importante para que sus hijos se entretuvieran en la espera, aprendieran y socializaran.

“La mayoría de ellos estaban agradecidos y contentos de ver a sus hijos disfrutar, se sintieron valorados y contenidos a través de la intervención realizada. Esto motiva al Servicio Social a continuar sosteniendo este espacio participativo y promotor de derechos y calidad de vida de la comunidad, más allá del tiempo de práctica de las estudiantes. “, recalcaron desde el Hospital.

Las practicantes que formaron parte de este proyecto son: Camila Florentin, Vanesa Zabala, Sofía González, Elizabeth Canteros.

Share